fbpx

¿Cómo cultivar el silencio interno?

Acalla tu ruido interno, tus miedos y rumiantes preocupaciones por unos instantes. Detrás de todo esto se halla, silenciosa, calmada y serena, tu paz interior… ¿Pero cómo llegar hasta ella?

Uno no conoce el valor real de la paz interior hasta que la experimenta. Igual que cuando te hablan del plato más rico y sabroso del mundo o de un lugar vacacional paradisiaco, tal vez llamen tu atención, tal vez despierte un poco tu deseo, pero solo sabrás valorarlas verdaderamente cuando lo experimentas.

Y, sin embargo, sabes de lo que hablo cuando digo `paz interior´. Tal vez recuerdes aquel atardecer en donde te quedastes contemplando los cálidos colores que el Sol dejaba tras de sí, mientras te dejabas inundar por la belleza en calmado silencio. ¿Lo recuerdas?

Tal vez recuerdes esos dorados momentos en donde sentistes tanto amor hacia alguien -o hacia la vida misma- que, durante unos instantes, el tiempo pareciera detenerse, y tu mente también. Y ya no tenía ninguna importancia el análisis, el control o el después, y soltando tus escudos -y tu mente- hayas abierto tu corazón al presente, fundiéndote por completo con la vida.  

Tal vez encuentres paz en momentos más fugaces o cotidianos. Pero sabes de lo que hablo cuando digo `paz interior´. Muchos de los mejores momentos de tu vida ocurren desde ese silencio, que te permite estar presente con eso que amas en lugar de pensando en lo que sea que pase por tu mente. 

La contemplación de la belleza es amiga del silencio

Bien, este silencio, antesala de los mil y un pequeños o grandes detalles que llenan tu vida de vida, se cultiva. Se cultiva, sí, no ocurre por sí solo. No al menos en nuestra sociedad, nuestra cultura, nuestro estilo de vida, tan lleno de estímulos, falta de tiempo, decisiones y conflictos, que son gasolina para el ruido mental. 

El silencio se cultiva, te garantizo que es posible, pero es necesario poner de tu parte, comprometerte contigo  -con tu felicidad-, y elegir incorporar algunos hábitos o prácticas que te permitirán disciplinar a tu mente. Dejar de ser esclav@ de tu mente y ser tú quien elige si quieres pensar -y sobre qué- o si prefieres disfrutar de tu silencio interno. ¿Te imaginas?

Nuestra libertad se expande a niveles que no conocemos aún cuando nos liberamos de la tiranía de nuestra propia mente

Hay muchas maneras de cultivar tu silencio interno, si lo piensas seguro que se te ocurren varias que te funcionan: una buena ducha, el deporte, la naturaleza, música, coser… hay mil maneras. La más efectiva de todas ellas, con mucha diferencia, es la meditación 

¿Porqué? Porque ella es la única que te va a ayudar a mirar a la cara y conocer a esa “gamberra” que se pasa el día haciendo ruido en tu interior: tu mente, y comenzar a disciplinarla. Meditar por la mañana nos ayuda a comenzar el día con una paz que se extiende durante el día. Meditar por la noche nos ayuda a irnos a la cama sin extras de preocupaciones y dormir mejor. 

Hay mil estudios que demuestran la eficacia de la meditación sobre tu inteligencia, concentración, estrés y bienestar en general. Pero, de nuevo, esto no tiene ningún valor si no lo experimentas por tí mism@. ¿Quieres cultivar tu silencio interno?

Pronto comenzaré un nuevo curso de meditación, pincha aquí si sientes la llamada 🧘‍♂️✨

¿Te interesa hacer coaching conmigo para crecer y aprender más sobre tí mism@? Descubre aquí lo que podemos hacer juntos.